Historia


Nuestra historia inicia hace 4 décadas
en el ocaso de uno de los periodos más emocionantes
del siglo pasado.
_



Corría el año de 1978 y para probar suerte dentro del mundo zapatero, Luis Torres Muñoz y sus dos hijos, Luis y José Manuel montaron un pequeño taller de bota en León, Guanajuato, una de las ciudades con mayor tradición zapatera en México y el Mundo. Al principio eran solo 6 trabajadores y fabricaban 12 pares al día. De esta manera nace Caborca en honor a un pequeño pueblo al norte de México. Don Luis y sus dos hijos estaban seguros de que con pasión, compromiso y amor, la empresa triunfaría.

_

Durante algunos años se dedicaron a fabricar la tradicional bota vaquera hecha a mano y se concentraron en vender solamente dentro del territorio mexicano. La producción era aun poca pero la experiencia que se iba ganando era mucha. Poco a poco el antiguo oficio de hacer bota a mano se fue profesionalizando y el sueño comenzaba a tomar forma.

En el año de 1986 fue el año en que empezaron a exportar los primeros pares hacia Estados Unidos; a partir de ahí, esta empresa mexicana ha pasado a convertirse en un nombre reconocido dentro del mundo del calzado a nivel mundial. Año con año la empresa se fue haciendo fuerte y comenzó a exportar a otras partes del mundo como Canadá, Japón e Italia.

La compañía “Botas Caborca” se transformó en “Caborca Group” y empezó a lanzar varias marcas con productos para todo tipo de gustos como Caborca Basic, Caborca Silver, Liberty Black, Liberty Boot Co. y Liberty Biker , aunque Caborca Boots sigue siendo la marca insignia del territorio nacional.

En la actualidad, Caborca Group cuenta con 6 marcas propias y cuatro plantas manufactureras cubriendo un área total de 10,000 metros cuadrados donde fabricamos alrededor de 9,000 pares semanales con la ayuda de 600 empleados.

La familia Torres permanece al frente de la empresa teniendo a la cabeza a Luis Torres Díaz y sus dos hijos, María y Luis Jr. Generaciones de trabajo duro han logrado consolidar una gran empresa que ha dejado su legado bien cimentado en la tradición botera del país.