Escaramuzas Charras - Legado y Equidad

Dentro de la gran riqueza cultural que nace de México, se encuentra como deporte nacional la charrería, en el cual hay un evento que rebosa de magia y gracia, que fomenta la disciplina y pericia para las amazonas que forman parte de este acervo cultural, la escaramuza charra.

Mujeres de largos y hermosos vestidos coloridos de Adelitas, trenzas y sombrero, montan a caballo con gracia y fulgor, cual damas revolucionarias dentro del deporte charro, otorgando a toda la familia un espectáculo digno de admiración por nuestro acervo cultural.

Las amazonas  forjan un porte impecable, con gracia al montar y colocando ambas piernas en un costado que da un toque bastante atractivo al vestido que se extiende a un costado del caballo.

Conformado comúnmente por 8 damas que visten de Adelita, se realiza una coreografía con series de evoluciones que deben estar perfectamente sincronizadas al unísono de la música y con sus compañeras al realizar suertes y otras maniobras que requieren de mucha destreza.

Al parecer, todo inició en 1925, cuando se eligió a Ana María Gabucio como capitana y reina de la antigua Asociación Nacional de Charros, años después, a Rosita Lepe, quien ideó una silla más cómoda y segura para ellas, y junto a su padre, creó el traje de charro femenino, en 1937. Posteriormente, hacia 1952, el instructor de la primera escuela de charrería, creó variantes de este arte ecuestre para un grupo de niños y niñas, presentados bajo el nombre de escaramuza charra y que finalmente empezó a difundirse por toda la república diferenciando los deportes practicados por género y que hoy en día, sigue siendo un orgullo de la nación.

Share:

¡Publicar comentario!